El fascinante Delta

Posted by Edgardo Junio 2009
 

Las islas del Delta del Paraná deben su existencia a la gran cantidad de sedimento que acarrea el agua del Paraná. Este sedimento, que es aportado mayormente por el río Bermejo, afluente del Paraguay, es depositado en el estuario conjunto del Paraná y el Uruguay, el Río de la Plata. Los bancos de sedimento son colonizados por juncos, ceibos, pajonales y otras especies que contribuyen con sus raíces a consolidar las islas que posteriormente son colonizadas por otras especies. El Delta del Paraná de este modo va avanzando, por colmatación, sobre el estuario del Río de la Plata; las islas que se forman son características: sus costas o riberas son más elevadas (por albardones naturales) que sus centros, en los centros isleños suelen existir pantanos y pequeñas lagunas. (de Wikipedia)

Flora

La belleza de la naturaleza expresándose en libertad.
"Ningún copo de nieve cae en el lugar equivocado";Proverbio Zen"

Entre las especies vegetales el sauce, el ceibo, el aliso de río, el coronillo y el espinillo, sobre los cuales crecen epífitas como los claveles del aire y las barbas de viejo. Las áreas parcialmente inundables tienen una población de pastos altos, resistentes a periódicas inundaciones, de bajo valor nutritivo para el ganado.
Como palustres en las aguas del río o estancadas crecen el junco y la espadaña. Flotando en las aguas del río y de los bañados abundan las plantas acuáticas, como camalotes y repollitos de agua. Desde fines de siglo XIX el ser humano ha introducido especies aloctonas que se han aclimatado muy bien: álamos, ciruelos, duraznos, ramio e incluso coníferas.
Bordeando ríos, canales y arroyos, las casuarinas protegen las costa de la erosión del agua. También se aclimataron muy bien el formio, hasta hace poco utilizado para sogas y suelas de alpargatas. Y el mimbre, que proporciona material a los artesanos para la construcción de muebles y canastos. La aromática carqueja aporta sus cualidades al mate.

Microclima

que integra todas sus formas de vida.

Característica de las islas del Delta es la  integración de la tierra y el agua, que se compenetran una en la otra. De su interacción nace el medioambiente sumamente propicio para la vida. Prospera abundante vegetación, especies de árboles y plantas, cuyas flores impregnan el ambiente de intensos aromas.
Aquí está la vida.
"No hay necesidad de unir mente y cuerpo. Sólo necesitamos descubrir que no están separados"

Fauna

Hasta principios del siglo XX hubo en el Delta yaguares, que dieron su nombre al río Tigre y al partido homónimo. Han sido cazados hasta su extinción, lo mismo ha ocurrido con los yacarés, pumas, arirays, pecaríes, lampalaguas y aguaraguazúes.
En los lugares más apartados de la presencia humana sobreviven todavía algunos ciervos de los pantanos, especie autóctona de color pardo, con patas negras y círculos blancos alrededor de los ojos. Hay allí también carpinchos, coipos (pseudonutria), lobitos de río (una especie de nutria genuina) y algunos gatos monteses.
Hay numerosas especies de aves, como el zorzal, el biguá, el martín pescador, el benteveo, la calandria, el boyero y la pava de monte. Hubo en otros tiempos abundantes bandadas de cisnes, y papagayos pero han desaparecido.
Son bastante comunes algunos reptiles y anfibios, como culebras, diversas especies de sapos, ranas y escuersos.
En las aguas calmas del Delta encuentran refugio peces como el dorado, el surubí, el bagre, el patí, la tararira, la boga, el sábalo y la raya.
Mariposas y abejas polinizan las flores, incrementando la producción de frutos y semillas fértiles.